Menú
×

Polémica en Villa María

Gill dijo que en la reunión no había más de 10 personas

El funcionario, contagiado de coronavirus, indicó a Radioinforme 3 que "no hubo fiesta" de cumpleaños para su mamá. "Fue una reunión entre mis hermanos y yo pasé a saludar", dijo.  

08/07/2020 | 14:19

Martín Gill, intendente con uso de licencia de Villa María y funcionario del Gobierno nacional, dialogó con Radioinforme 3 luego de haber confirmado que era Covid-19 positivo y negó haber roto la cuarentena en una supuesta reunión familiar por el cumpleaños de su mamá.

“Yo sólo pasé a saludar. Estaban mis hermanos y lo hicimos dentro de los márgenes permitidos para encuentros familiares. La saludé y me volví a Buenos Aires. No se trató de una fiesta. Fue sólo una reunión de mis hermanos y mi mamá. Yo pasé por la casa de mi hermano”, dijo Gill.

Luego de haberse confirmado el contagio, la fiscalía de Instrucción de Villa María, a cargo de Juliana Companys, investiga si el funcionario cometió algún tipo de delito en contra de la cuarentena decretada por el Gobierno nacional.

“Siempre cumplí: primero, con los permisos como cualquier vecino y no solo en eso, sino en todo el accionar que tengo. Me cuidé con demasía. Una cosa es que mi mamá cumpliera años y otra es una fiesta. Me llamó la atención que surgieran esas versiones. He cumplido y voy a seguir las indicaciones”, dijo.

Al ser consultado sobre cómo se encuentra de salud, Gill detalló que está “asintomático” y que su círculo cercano dio negativo al test.

“Estoy bien, aislado y cumpliendo los protocolos que se indican. No he tenido ningún síntoma de los que hemos venido referenciando. Yo estoy bien y las personas cercanas también. El equipo más próximo de trabajo está bien, cumpliendo con las disposiciones y protocolos que correspondan”, explicó.

Al ser consultado sobre por qué se sometió a un test si no tenía síntomas ni contacto con personas afectadas, Gill detalló que es algo que viene realizando periódicamente desde que le tocó estar “en la primera línea de fuego”.

“Estuvimos construyendo hospitales, ampliando instalaciones, trabajando en unidades carcelarias, etc. Esto hizo que en el equipo de trabajo tomáramos un protocolo en exceso: con hisopados periódicamente y estudios de sangre. Lo hicimos para cuidarnos entre nosotros y a los más próximos a nosotros. Además, porque siendo exceptuados, nos movilizamos por diferentes lugares y tenemos autorización para hacerlo. Todas las semanas procedí a hisoparme o a hacer estudios de sangre”, contó.

Los resultados del último laboratorio le dieron negativos y él continuó con su actividad normal. Sin embargo, cuando se dirigía a Almirante Brown a cumplir con sus funciones, recibió un llamado que le anunciaba que uno de los reactores había dado positivo.

“Di la vuelta y vine al hotel. Llamé a la obra social para ver si podían hacer examen rápido a la gente que trabaja conmigo. Dio negativo a todo y a mí me vuelve a dar negativo. Me hicieron otro hisopado porque podía ser que tuviera una carga viral muy baja. Me volví a hacer el estudio y este martes a la noche se me confirmó que sí tengo coronavirus”, detalló.

Finalmente, resaltó que el coronavirus es “muy silencioso” y pidió que la gente “no se confíe” por no tener síntomas.

Entrevista de Miguel Clariá.

Audios

El lunes vuelven a clases presenciales 10.500 alumnos

El conductor del auto en el que iba Blas será querellante

Gastronómicos se rebelaron y adelantaron sus reaperturas

Un equipo del Conicet desmintió más de 100 noticias falsas

"Al otro día, Beirut estaba muerta", dijo una cordobesa

Campagnoli: "La gente no pide una reforma, sino Justicia"

500 mil alumnos podrían dejar la escuela tras la pandemia

Te puede Interesar

Audio

Municipalidad de Villa María permite abrir a gastronómicos

Audio

Un equipo del Conicet desmintió más de 100 noticias falsas

Audio

500 mil alumnos podrían dejar la escuela tras la pandemia

Lo Último

Audio

El conductor del auto en el que iba Blas será querellante

Audio

Municipalidad de Villa María permite abrir a gastronómicos

Audio

"Al otro día, Beirut estaba muerta", dijo una cordobesa