Menú
×

Inseguridad

Sophie en un barrio de Córdoba

09/08/2019 | 15:53

El episodio, uno más de una estadística cruel de víctimas y verdugos, desapareció rápidamente de los portales de noticias, desplazado por otros hechos más urgentes. Ocurrió en un barrio periférico de Córdoba y en su tiempo la justicia intentará establecer responsabilidades.

Una familia trabajadora, padres y tres hijas. Una madrugada como tantas en las que la mujer debe salir a esperar un colectivo para ir a trabajar. Nadie ignora el riesgo de quien se atreve a exponerse en una de esas mil esquinas suburbanas, sin luz ni protección, aguardando si llega antes el colectivo o los que le arrebatarán la cartera si no la vida.

Es necesario tomar una decisión, porque tres chicas, la mayor de 15 años, duermen en la modesta vivienda. El hombre decide acompañar a su esposa para protegerla. Sabe que es un riesgo dejar los niños solos en el hogar pero no tiene opción: debe elegir. Cierra la casa lo mejor que puede, observa los alrededores, advierte la presencia de jóvenes vecinos que, de algún modo, lo tranquilizan. Son rostros que ya ha visto. Y acomete la proeza de tantos, en tantas madrugadas de tantos barrios: proteger a su esposa en la espera del transporte para regresar, luego, a proteger a las hijas descansando.

Son minutos, pero se miden en eternidades. Tan pronto salió, dos asaltantes irrumpieron en la casa, robaron lo que pudieron y, de acuerdo a lo que investiga con sólidas pruebas la fiscalía, arrancaron a la adolescente de su cama y la llevaron a un descampado donde la violaron.

Es el limite del horror, de la maldad, del espanto.

En una célebre película, La decisión de Sophie, se indaga sobre la profundidad de la crueldad humana sometiendo a una madre, en el marco apocalíptico del holocausto, a elegir entre sus dos pequeños hijos. Uno solo sobrevivirá y por el sádico experimento de un oficial nazi es Sophie quien deberá decidir cuál de sus dos hijos vive.

Que nadie se ofenda por un parangón imposible. No se pretende establecerlo. Sólo tratar de imaginar lo que siente, y cómo lo siente, un hombre que en el anonimato, el abandono y la supervivencia, como la de tantos, debe elegir entre proteger a su mujer o a las hijas. Y enfrentar luego la brutal consecuencia. Que no se agota en la destrucción de la vida de la hija mayor y toda la familia, se extiende en amenazas y agresiones que ahora sufren por parte de familiares de los detenidos.

Con una frivolidad cómplice y a veces feroz, se han escuchado en los últimos tiempos elogios del oficio de ladrón, del derecho a salir de caño. Lo justifican por la crisis, innegable, y la pobreza consecuente. Eso sí que es estigmatizar, porque entre los asaltantes y violadores viven, como pueden, sus víctimas más indefensas. Que deben elegir cada madrugada entre jugarse la vida en una esquina o encerrarse a sobrevivir.

Una decisión dramática y cotidiana sobre la que no se harán películas pero no por eso menos cruel.

Audios

Se escriben cartas hace 47 años y él viajó a conocerla

En Argentina cada vez más madres crían solas a sus hijos

Vaca Muerta tienta a estudiantes pero luego no se gradúan

El campo sale a las rutas en apoyo a Mauricio Macri

Un kiosco "inteligente" frustró el robo de un ladrón

Bárbara Anderson: "La discapacidad debe salir del clóset"

Avanza el proyecto sobre cupo femenino en festivales

Te puede Interesar

Audio

Caso Di Marco: investigan a maestras por falso testimonio

Audio

Dramático tiroteo en partido de fútbol infantil en Neuquén

Audio

Mataron a balazos a un hombre que confundieron con un ladrón

Lo Último

Audio

Discriminación inversa

Audio

Los gallos cantan, los aviones vuelan

Audio

Culpables y responsables